Menu

Cuidados para la piel después del verano

A continuación os presentamos algunos consejos para cuidar nuestra piel en otoño. De la misma manera que nos preparamos para acudir a una boda o asistir a una cita importante, debemos preparar nuestro cuerpo para la llegada del invierno.

cuidar-nuestra-piel-en-otonoEspecialmente importante son los cuidados que realicemos sobre la piel ya que después del verano tendremos que restaurar aspectos como pigmentación, manchas, sequedad y arrugas.

Lo más importante es mantener limpia la piel. Tras el verano, la piel siente los estragos producidos por el sol, el salitre, el viento, etc. Lo primero será realizar  limpiezas profundas de la misma.

Para ello, nada mejor que emplear cremas suaves que no alteren el manto ácido de nuestra piel pero que nos ayuden a eliminar impurezas y excesos de grasa. Esta limpieza debe ser diaria y para llevarla a cabo de manera correcta, estar auxiliada por materiales que no arañen la piel.

Es conveniente, además, que los productos que empleemos no tengan perfume para evitar que aparezcan alergias o nuevas manchas en la piel cuando las radiaciones solares se proyectan sobre ellas.

 

Cuidar nuestra piel en otoño: Hidratación

cuidar nuestra piel en otoñoOtro aspecto destacado de los cuidados de la piel es la hidratación. Como ocurre con el resto del cuerpo, hay que mantener unos niveles óptimos de humedad para que la piel no se reseque y envejezca al exponerse al aire libre. En este sentido, son muy útiles los aceites y cremas hidratantes de calidad.

En este mismo sentido, la alimentación también es muy importante para recuperar el agua de nuestra piel en verano.

Nuestra dieta debe estar compuesta, fundamentalmente, por frutas y verduras que nos aportarán las vitaminas y el agua que nuestro organismo necesita.

En el caso opuesto, debemos evitar en la medida de lo posible las carnes y los frutos secos que requieren mucha agua para hacer la digestión y no nos ayudan a combatir la deshidratación que se produce por la exposición a las radiaciones solares.

Otros alimentos que nos pueden ayudar son los pescados, pues su ingesta contribuye a mejorar al flujo sanguíneo y, por tanto, el aspecto de nuestra piel.

Obviamente, otro punto fundamental para hidratar la piel es el aporte de agua. Es necesario que tomemos, al menos, dos litros diarios.

 

Protección de la piel: Cuidar nuestra piel en otoño

cuidar nuestra piel en otoñoPara cuidar nuestra piel en otoño, nada mejor que evitar las exposiciones prolongadas al aire libre. Sobre todo cuando estas se producen directamente a los rayos solares y en las horas centrales del día (entre las 12 y las 17 horas) cuando los rayos ultravioleta caen sobre la superficie de la Tierra con mayor fuerza. Hay que tener en cuenta que aunque ya no incidan con tanta intensidad como meses atrás también nos debemos proteger.

Por ello, independientemente del número de horas que estemos al sol o al aire libre, es importante que apliquemos cremas hidratantes con un alto factor de protección solar. En este sentido, no vale cualquier producto. Debemos escoger aquel que más se adecue a nuestra piel (a su edad, color o propiedades particulares como acné, lunares, granitos, etc.)

Para ello, para cuidar nuestra piel en otoño lo mejor es consultar a un especialista que nos oriente sobre cuál es el factor de protección solar que más se ajusta a nuestras necesidades.

En cualquier caso, estos productos deben aplicarse de manera generosa sobre nuestro cuerpo, al menos 30 minutos antes de salir de nuestra vivienda. Y reponerse, de manera adecuada, pasadas dos horas pues el sudor o el agua (en el caso de que nos encontremos en playas, piscinas o ríos) las elimina de nuestra piel.

No debemos olvidar tampoco que la gran aliada de la piel también en otoño  es la sombra. Un elemento del que podemos disfrutar no solo permaneciendo bajo un árbol, sino utilizando prendas de materiales naturales, suaves y vaporosos. Si son de manga larga, muchísimo mejor, pues la piel quedará protegida bajo este tenue manto de ropa. En cualquier caso, esta ropa debe permitir la transpiración, pues en caso contrario, podría favorecer la aparición de hongos o de dolencias similares sobre nuestra piel.

 

Share this Post!
About the Author : admin
0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.